jueves, 28 de abril de 2016

EL RECUERDO Y LA LUCHA DE BERTA CÁCERES EN ZARAGOZA

Una delegación de COPINH está haciendo una gira por Europa. Entre el 18 de abril y el 7 de mayo una delegación de 5 personas organizada por el COPINH está visitando cinco países europeos  para dialogar con responsables políticos y movimientos ciudadanos, unirse a las protestas nacionales frente a las instituciones que financian el proyecto AGUA ZARCA y denunciar ante los medios de comunicación y la población en general la impunidad que reina en su país. 
El jueves día 5 por la tarde, una delegación del COPINH viene a Zaragoza, formada por :

Rosalina Dominguez,
Consejo Indígena y líder del COPINH en Rio Blanco. Rosalina fue perjudicada directamente por el proyecto de Agua Zarca cuando sus cultivos fueron destruidos al estar ubicados en la zona del proyecto. Rosalina es además la cuñada de Tomas García, asesinado por el ejército durante la movilización.

Bertha Zúñiga Caceres,
Hija de Bérta Cáceres y miembro del COPINH. Bertha ha trabajado incansablemente para exigir justicia para su madre y continuar con su lucha.

COAGRET participa junto con el equipo del Festival EcoZine, en la coordinación de esta gira a su paso por Zaragoza, y os invita a compartir solidaridad y reclamar JUSTICIA con su lucha. 

A las 17h tendrá lugar una recepción en el Ayuntamiento y seguidamente un encuentro con los 8 de Yesa y con colectivos ambientalistas y de derechos humanos que quieran asistir.

A las 20:30h en el festival de cine Ecozine entrega de un premio póstumo a Bertha Cáceres que recogerá su hija Bertita, dentro del acto de inauguración del festival, que tendrá lugar en el Teatro del Mercado de Zaragoza.


BERTA VIVE, LA LUCHA SIGUE



lunes, 25 de abril de 2016

CANFRANC Y VILLANUA,......VICTIMAS DE LA "CAMARA OCULTA" DEL GOBIERNO DE ARAGÓN

¿DÓNDE ESTÁ LA CÁMARA OCULTA?

Leemos con estupor en la prensa aragonesa que la Confederación Hidrográfica del Ebro (CHE) ha abierto expediente sancionador a los municipios de Canfranc y Villanúa, por verter sus aguas residuales sin depurar al río Aragón.

A quién no conozca los detalles, puede que le parezca muy bien que el Estado se preocupe por la salud de nuestros ríos e imponga sanciones a los municipios que hacen dejación de sus responsabilidades. Lo que ocurre es que la realidad es muy distinta.

Canfranc y Villanúa, como la mayoría de los municipios de Aragón, han cedido sus competencias en materia de saneamiento a la DGA, a través del Instituto Aragonés del Agua (IAA). Esa cesión se hizo de buen grado en algunos casos y en otros, no tanto.  De hecho, todavía quedan unos pocos municipios que se resisten a someterse al poder de la Comunidad Autónoma, entre ellos Zaragoza.



El Plan de Depuración del Pirineo es un ejemplo de lo mal que se han hecho las cosas para diseñar, construir y gestionar las infraestructuras de depuración de Aragón.  La depuración de los ríos pirenaicos, con un presupuesto de 128 millones de euros, fue reconocida de "interés general" por la Ley 10/2001, del Plan Hidrológico Nacional (hace ya 15 años), lo que debería haber permitido que esas obras se construyeran con financiación del Estado al 100%, a un coste ínfimo para los aragoneses.

Con esa finalidad se firmó un Convenio de Colaboración entre la DGA y el Ministerio de Medio Ambiente en el año 2008, a través del cual se le han transferido a la DGA 142 millones de euros en el periodo 2008-2016. Ese convenio incluía una comisión de seguimiento para adoptar los acuerdos sobre las obras a financiar y, ¡curiosamente! el Presidente de la CHE forma parte de ella, con la función expresa de: "informar a la Comisión (…) del desarrollo de las actuaciones previstas en este Convenio (…) y en particular, en su caso, de los desajustes que se puedan producir respecto a lo establecido en este Convenio." Por tanto, es corresponsable del estado de la depuración en el Pirineo.

La DGA ha preferido destinar el dinero del convenio a otras obras "porque la subvención estatal no se adaptaba al modelo de gestión por concesión de obra pública" por el que se había optado.  Eso quiere decir que, si nadie lo remedia, la financiación y la construcción de esas depuradoras se las tendremos que pagar a empresas privadas, cuando nos las podíamos haber ahorrado.

Lo grave es que la mayoría de los pueblos del Pirineo están sin competencias en depuración, sin depuradora, pagan el Impuesto sobre la Contaminación de las Aguas (ICA) al IAA desde hace años y, además, pagan a la CHE el canon de vertido con los mayores recargos por contaminación. ¡Y encima quieren multarles!

Este caso es un ejemplo más de por qué La Red de Agua Pública de Aragón (RAPA) se opone al Plan Aragonés de Saneamiento y Depuración y al I.C.A.

Si no fuera un asunto que provoca tanta impotencia, rabia e indignación, parecería un sketch surgido de la mente calenturienta de un guionista de programas de bromas pesadas.  ¡Ojalá que a los vecinos de Canfranc y Villanúa se les pudiera acercar el Consejero del ramo de la DGA y con amplia sonrisa les dijera: alégrense y miren al frente, que es una cámara oculta!

De momento la cosa no tiene ni pizca de gracia.

http://www.pirineodigital.com/noticia.php?idnot=2355

http://arainfo.org/2016/04/cha-exige-a-la-che-el-archivo-de-los-procedimientos-sancionadores-contra-ayuntamientos-del-pirineo-por-verter-aguas-residuales/

sábado, 23 de abril de 2016

DÍA DE ARAGÓN A LA ORILLA DEL GÁLLEGO


La lectura de este documento que arranca una nueva campaña de los movimientos sociales en pro de la Nueva Cultura del Agua, se ha realizado a la orilla del río Gállego en  el municipio de Murillo. Hoy también se han realizado los trabajos de preparación del descenso de nabatas que el domingo volverá a recordar a todos este duro trabajo de los antiguos habitantes de esta comarca que vivían de cara al río.
Estas son los movimientos sociales, partidos y asociaciones que han suscrito el manifiesto.

LA SOCIEDAD CIVIL RECLAMA UNA NUEVA POLITÍCA DE AGUA EN ESPAÑA.

17 entidades de la sociedad civil denuncian en el Congreso la política de agua actual, todavía dominada por enfoques productivistas incompatibles con la normativa del siglo XXI y demasiada vulnerable al clientelismo y la corrupción. Proponen una serie de reformas para la próxima legislatura para reorientar el sector en España hacia los valores naturales, sociales y culturales del agua y así sentar las bases para el verdadero uso sostenible del recurso.

Más información en:

http://www.seo.org/2016/04/21/la-sociedad-civil-reclama-una-nueva-politica-agua-espana/

http://www.wwf.es/?38860/La-sociedad-civil-reclama-una-nueva-poltica-de-agua-en-Espaa

http://www.greenpeace.org/espana/es/news/2016/Abril/La-sociedad-civil-reclama-una-nueva-politica-de-agua-en-Espana/

jueves, 14 de abril de 2016

PASD,.... ERROR Y HORROR DE PLANIFICACIÓN

LOS ERRORES Y LOS HORRORES DEL PLAN ARAGONÉS DE SANEAMIENTO Y DEPURACIÓN
Esas depuradoras son una medida esencial para conseguir un buen estado de las masas de agua en la Comunidad Autónoma y nadie discute la necesidad de que los aragoneses colaboremos en su financiación a través de nuestros impuestos. Sin embargo, tanto su planificación como su gestión han respondido a una voluntad política de los distintos gobiernos autonómicos para privatizar los servicios vinculados al ciclo integral del agua.
A tal fin, desde el año 2000 los sucesivos gobiernos de Aragón han fomentado en los municipios la cesión de sus competencias en saneamiento, optando por la centralización de las mismas en el Instituto Aragonés del Agua (IAA), que es un organismo autónomo sin los controles públicos adecuados.
A partir de ahí, el IAA planificó la construcción de más de 500 km. de colectores y de grandes depuradoras, basadas en unas previsiones de crecimiento de población totalmente irreales. Es decir, se previeron sofisticadas infraestructuras necesitadas de grandes inversiones para hacerlas atractivas al sector privado. El IAA distribuyó las obras por “zonas de depuración” y adjudicó su construcción y explotación durante 20 años a grandes empresas del sector, mediante contratos de concesión de obra pública.  Se trata, por tanto, de un claro proceso de privatización.
Todo este descomunal montaje de grandes infraestructuras se gestó desoyendo las recomendaciones de los de organismos estatales especializados, como el CEDEX o el CENTA, que abogan por tecnologías con poca necesidad de inversiones, con bajos consumos energéticos, y aplicables en cada población, lo que permitiría ahorrar también en la construcción de colectores.
Teniendo en cuenta que el 21,34% de los municipios de Aragón tienen menos de 100 habitantes y que el 71,68% tiene entre 100 y 2.000 habitantes, podemos concluir que alrededor del 90% de las depuradoras de Aragón se podrían haber construido a un coste infinitamente menor que el que ahora se nos obliga a soportar a todos los aragoneses.
A consecuencia de esas decisiones, muchas depuradoras actualmente en funcionamiento, están mal dimensionadas. Como prueba de ello basta indicar que, según datos del año 2012, el 40% de las mismas funcionaron a menos del 50% de su capacidad y un 26% funcionaron entre el 50% y el 75%, obligando al IAA a pagar hasta 6 euros por metro cúbico depurado a las empresas adjudicatarias, con el fin de mantener el equilibrio económico de la concesión.
Pero no terminan ahí los sinsentidos del Plan Aragonés de Saneamiento y Depuración. La Comunidad Autónoma suscribió un convenio con el Ministerio de Medio Ambiente en el año 2008, en base al cual Aragón ha recibido en el periodo 2008-2016 142 millones de euros para financiar, según los anexos de ese convenio, obras de depuración en la Comunidad Autónoma. De esas obras, las correspondientes a depuradoras del Pirineo, con un presupuesto de 128 millones de euros, se podían haber beneficiado de financiación del Estado al 100%, al estar reconocidas de “interés general” por la Ley 10/2001, de 5 de julio, del Plan Hidrológico Nacional.
Pues bien, el Consejero firmante de ese convenio, a la sazón D. Alfredo Boné, decidió, con la connivencia del Ministerio y la Confederación Hidrográfica del Ebro, dedicar esos 142 millones a otras obras, relacionadas, en mayor o menor medida, con la gestión del agua, dejando constancia de que no se podían utilizar esos fondos para financiar las depuradoras pirenáicas “porque su modelo de gestión del PASD, a través de empresas privadas, era incompatible con la financiación del Estado”. Es decir, conscientemente, decidió que los aragoneses soportáramos a través del Impuesto sobre la Contaminación de las Aguas (ICA) un enorme coste que podría haberse evitado.
El efecto de esta acumulación de malas decisiones es que, en la actualidad, el coste medio de depuración en Aragón es de 1,5€ por metro cúbico.  Casi el doble del coste en la Comunidad Valenciana y tres veces más que en Castilla y León o La Rioja.
Por eso, desde la Red de Agua Pública de Aragón (RAPA) venimos exigiendo una auditoría del PASD desde su inicio, el replanteamiento de todas las depuradoras pendientes de construir, el cambio de modelo de gestión, la recuperación por parte de los municipios de sus competencias en saneamiento y depuración y otra serie de medidas que permitan reducir las tarifas del ICA, lo hagan más justo y nos permitan conseguir los objetivos de depuración a que la normativa europea nos obliga con una presión fiscal similar a otras comunidades autónomas limítrofes.
(Articulo publicado en el periódico del Arrabal de la Asoc. de Vecinos Tío Jorge)


domingo, 3 de abril de 2016

2016. NO AL NUEVO PLAN HIDROLÓGICO

La Coordinadora de Afectados por Grandes Embalses y Trasvases (COAGRET) inicia una campaña de información sobre el nuevo modelo de trasvases que traería un nuevo Plan Hidrológico Nacional.
Como estos nuevos trasvases no van a ser tan evidentes ni tan visibles como los del PHN del año 2000, es más fácil que pasen desapercibidos y que no provoquen la contestación social que provocó aquél. Por eso es importante informar a los colectivos, asociaciones y partidos y a la sociedad en general de como se constituiría y funcionaría este nuevo modelo de trasvases.
Como comienzo de la campaña, la coordinadora amiga, lanza esta declaración que copiamos a continuación con la intención de hacerla pública el día de San Jorge, el 23 de abril. Para ello se busca contar con el apoyo de la mayor cantidad de colectivos sociales, ecologistas, o partidos políticos que consideren que coinciden con sus propuestas.
El 23 de abril se dará a conocer en Murillo de Gállego y en Zaragoza y hay en marcha varias iniciativas. Junto a la necesaria recogida firmas se realizará un photocall con todas las personas que deseen identificarse "contra los trasvases y por los ríos vivos". 
COAGRET agradece la difusión de esta iniciativa.
Nuestra Red de Agua Pública se adhiere a este manifiesto y da su apoyo.



23 DE ABRIL 2016
NO AL NUEVO PLAN HIDROLÓGICO DEL EBRO

POR UNA NUEVA CULTURA DEL AGUA
Defendamos nuestros ríos contra la mercantilización del agua y la nueva amenaza de trasvases.


Colectivos sociales y ambientales y grupos políticos se unieron hace ya 15 años para paralizar el Plan Hidrológico Nacional del año 2000, que pretendía realizar el trasvase de 1000 hm3 del Ebro hacia el levante y Barcelona.
La aprobación en 2015 de un Plan de cuenca similar al de aquel momento y las recientes modificaciones de las Ley de Aguas realizadas en esta legislatura dejan la puerta abierta a un nuevo Plan de trasvases.

El actual Plan de cuenca vuelve a infravalorar los caudales ecológicos que necesitan el eje del Ebro, su Delta, y todos sus afluentes para ser realmente ríos vivos. También vuelve a proyectar grandes presas como el Recrecimiento de Yesa, Biscarrués o Mularroya, que resultan, para toda la sociedad, económicamente ruinosas, impactantes medioambientalmente y destructivas para los pueblos afectados y para la agricultura tradicional. Unas, por su riesgo geológico, suponen un peligro real para la vida de miles de familias, como en Yesa. Otras como Biscarrués suman su impacto al de la contaminación por lindano de todo el Gállego. No obstante el Plan del Ebro sigue alimentando demagógicamente la expectativa de casi medio millón de nuevas hectáreas de regadío, tan sin que exista argumento que las justifique económicamente, inviables en la vigente perspectiva de cambio climático, aumentando la vulnerabilidad del regadío actualmente existente.
Al igual que el anterior Plan Hidrológico Nacional y el anterior Plan del Ebro de 2012, esas grandes obras y la pretendida reserva de millones de metros cúbicos para esos nuevos regadíos, constituyen la base de la nueva estrategia trasvasista presentada por el Gobierno. Esto es así porque por las sucesivas reformas legales que ha ido haciendo el Ejecutivo, estos nuevos derechos de riego, podrán venderse y alimentar el negocio del agua y los futuros trasvases que se planteen al margen de la planificación que exige la DMA.
Esta mercantilización de derechos concesionales, más allá de suponer la privatización del agua y de los ríos, consolida hoy el nuevo modelo de trasvases. Con esos cambios legales, la decisión de trasvasar caudales, no requiere evaluación ambiental estratégica, ni autorización en el Plan de Cuenca, ni aprobación por el consejo del Agua de la cuenca, ni trámite parlamentario alguno; basta una decisión política de la Dirección General de Aguas, dependiente del Gobierno central.
Por todo ello, una vez más, en el día de Aragón, las organizaciones y ciudadanos abajo firmantes, llamamos a todos los aragoneses, aragonesas y a los vecinos de toda la cuenca a levantar un nuevo movimiento contra esta nueva estrategia trasvasista y privatizadora que amenaza la vida de nuestros ríos y el bienestar de nuestros pueblos, tanto de Aragón, como del resto de la cuenca. 

sábado, 2 de abril de 2016

YESA EN EL CONGRESO DE LOS DIPUTADOS,... O CASI

No obstante el río de la dignidad nacido en el pirineo ha podido discurrir entre los congostos de la ley mordaza.
Una vez más, la gente de la montaña y del delta se ha unido para reivindicar un río vivo para una tierra libre lejos de los intereses especulativos. 
En nuestra pagina:
https://www.facebook.com/Marea-Azul-Aragón-447801931955699/?fref=ts